Bundt cake de oreo

Bueno, pues sí, otra vez oreos. Diréis que para no gustarme mucho estas galletas ya es la segunda receta que os enseño con ellas, pero la verdad es que es de la única manera en que las como, aunque a mis hijos les encanta. El bundt cake es un bizcocho horneado en un molde bundt que tiene forma de anillo con una chimenea central. En estos moldes quedan muy bien los bizcochos.

 

 

La receta es de Alma Obregon de su blog ” Objetivo: cupcakes perfecto

Ingredientes

Bizcocho:

– 300 ml de leche

– 1 cucharadita de zumo de limón

– 300 gr de azúcar

– 4 huevos M

– 200 gr de aceite (yo utilizo de oliva suave)

– 1 cucharadita de vainilla en pasta

– 400 gr de harina

– 1 cucharadita de bicarbonato sódico

– 1 cucharadita de levadura tipo royal

– 8 oreos trituradas

Glaseado:

– 200 gr de azúcar glass

– leche

– 2 o 3 oreos trituradas

Preparación 

– Precalentamos el horno a 180°C  con calor arriba y abajo.

– Engrasamos un molde de bundt  (sino tenéis podéis usar uno redondo de    24 cm de diámetro).

– Echamos la cucharita de limón en la leche, removemos y dejamos reposar    unos 10 minutos.

– Batimos  bien el azucar, los huevos y el aceite hasta tener una mezcla            homogénea.

– Incorporamos la pasta de vainilla y mezclamos bien.

– Añadimos los ingredientes secos tamizados, harina, levadura, bicarbonato  y mezclamos.

– Echamos la leche y removemos hasta que esté todo integrado.

– Añadimos las oreo trituradas  (yo las trituro metiendolas en una bolsa de congelados y machacandolas con un rodillo).

– Vertemos la masa en el molde.

– Horneamos por unos 55 minutos  (comprobar antes de sacarlo que está bien hecho, pinchando con un palillo y que salga limpio).

– Lo sacamos del horno y lo dejamos unos 15 minutos enfriar sin desmoldarlo.

– Pasado este tiempo, desmoldamos y dejamos enfriar del todo  sobre una    rejilla.

– Preparamos el glaseado mezclando el azúcar glass con un poco de leche. Añadimos la necesaria para que nos quede una mezcla con la consistencia deseada, más o menos 2 o 3 cucharadas.

– Vertemos el glaseado por encima y ponemos las oreos trituradas sobre este.

 

 

Cómo comprobaréis queda muy jugoso y  las oreos le dan un toque crujiente. Es ideal tanto para tomar con el café, merendar, desayunar o sin escusas… cuando apetezca, ¡¡cuidado que está de vicio!!

 

 

Ya sabéis, si tenéis oreos en casa ya tenéis como usarlas.

Esther

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *