Galletas de mantequilla rellenas de ganache de chocolate blanco de cereza

Unas de las galletas que más se suelen hacer son las de mantequilla, que son ideales para tomarlas con el café o té. La receta de hoy es muy sencilla pero con un toque elegante para ocasiones especiales. Las vamos a rellenar con ganache de chocolate blanco de cereza, ya que la combinación de sabores de la galleta y el ácido de la cereza está muy rica.

 

 

La receta de las galletas es de ” Quiero cupcakes “

Ingredientes

Para las galletas:

–  200gr de azúcar glass

– 250gr de mantequilla

– 1 huevo L

– 1 cucharadita de vainilla en pasta (también puede ser extracto o esencia)

– 500gr de harina

– pizca de sal

Para la ganache:

– 60gr de nata  (yo uso de cocinar pero que sea densa)

– 150gr de chocolate blanco de cobertura

– 30gr de mantequilla

– 1 cucharadita de cereza en pasta.

Los ingredientes a temperatura ambiente.

Preparación

– Ponemos la mantequilla junto con el azúcar glass. Tamizamos y batimos primero a velocidad baja para que se integre un poco y después subimos a velocidad media y batimos por unos 5 minutos.

– Mientras en un bol tamizamos la harina y mezclamos con la sal, reservamos.

– Cuando la mantequilla y el azúcar estén bien integrados batimos un poco el huevo antes de añadirlo  y seguimos batiendo hasta que se integre.

– Añadimos la cucharadita de vainilla y mezclamos bien.

– Bajamos la velocidad al mínimo y vamos echando la harina en cucharadas poco a poco y batimos solo hasta que este bien integrada.

– Con  una espátula despegamos la masa de las paredes del bol y la dividimos en dos partes.  Formamos una bola con las manos con cada parte.

– Ponemos una de las bolas de masa encima de una hoja de  papel de horno,  la tapamos con otra y estiramos con un rodillo hasta que tengamos un grosor de unos 5mm. La dejamos en la nevera  por una hora. Hacemos lo mismo con la otra bola de masa.

-Precalentamos el horno a 180°C con calor arriba y abajo.

– Cuando haya pasado la hora, la sacamos y retiramos el papel de encima. Con un cortador redondo de bordes ondulados de 6cm de diámetro cortamos las galletas y las colocamos  en una bandeja de horno con papel dejando un poco de separación entre ellas.

– Horneamos por unos 8 minutos  (nos tienen que quedar blanquitas, cuando veamos que se empiezan a dorar los bordes las sacamos)

– Cuando estén, las dejamos reposar sobre una rejilla en la misma bandeja del horno unos 10 minutos, después las sacamos de la bandeja directamente sobre la rejilla hasta que se enfríen por completo.

– Hacemos lo mismo con la otra masa que tenemos en la nevera solo que a estas les vamos a recortar en el centro con un cortador pequeño con la forma que queramos  (yo en este caso usé uno con forma de flor pero podéis usar con otras formas).

– Horneamos igual que las anteriores.

– La masa sobrante la juntamos, amasamos, estiramos y dejamos en la nevera para que endurezca y repetimos el proceso.

– Al final tenemos que tener la misma cantidad de galletas de los dos tipos.

– Preparamos la ganache: Fundimos la cobertura de chocolate en el microondas en tandas de 30 segundos hasta que este completamente fundido.

– En otro bol, calentamos la nata hasta que arranque el hervor y se la añadimos al chocolate fundido mezclandolo con unas barillas hasta que la mezcla sea homogénea. Echamos la cucharadita de cereza en pasta y la integramos.

– Añadimos la mantequilla (a temperatura ambiente)  y  batimos hasta que esté integrada. Reservamos la ganache hasta que esté fría del todo.

– Cuando las galletas estén frías ponemos azúcar glass por encima de las que hemos recortado el centro. Para que quede bien repartido el azúcar lo ponemos en un colador y repartimos dando golpecitos hasta que queden bien cubiertas.

– En las otras galletas por la parte de abajo   repartimos  la ganache con una cucharita poniendo un poco  por el centro de la galleta y vamos poniendo encima la galleta  con el azúcar glass.

 

 

En esta ocasión las he hecho con dos rellenos, como podéis ver en las fotos, unas con la ganache y otras con mermelada de fresa. Las podéis rellenar con lo que más os guste, mermeladas de diferentes sabores, ganache al que podéis ponerle la pasta de la fruta que más os guste, con chocolate…

 

 

Como veis son ideales y muy versátiles para cualquier ocasión, incluso para hacer un regalo colocadas en una bonita caja. Espero que las probéis y veréis que ricas están.

Esther

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *